6 pasos para redactar tu Plan de Parto

Hace un tiempo dediqué un post a explicar qué es un plan de parto y qué beneficios conlleva para ti y tu bebé. Ahora os propongo seis pasos para poder redactarlo y que sea respetado:

1. Infórmate

El primer paso es leer, consultar, preguntar… todos los aspectos relacionados con el parto. Yo recomiendo leer libros como «La nueva revolución del nacimiento» de Isabel Fernández del Castillo y «Parir» de Ibone Olza. Con estos libros tendrás un buen conocimiento de lo que supone el parto normal.

Otro documento importante a leer es la «Estrategia de atención al parto normal» (EAPN), documento del Ministerio de Sanidad realizado por montón de profesionales de la salud y la asociación «El Parto se Nuestro». Este documento se publicó el 2007 y muchas comunidades autónomas, entre ellas Cataluña, firmaron un convenio para llevar la EAPN a cabo. Como ocurre con todo lo que implica un cambio de punto de vista, la realidad es que años después se constata que se ha implementado de forma desigual en el territorio y no siempre adecuadamente. Sin embargo, hay que exigir su cumplimiento a través de nuestro plan de parto.

Por último te recomiendo un pequeño libro editado este año 2019 titulado «Mi embarazo y mi parto son míos» (polen Ediciones). Está escrito por Marta Busquets Gallego, abogada especializada en género y presidenta de la asociación por un parto respetado Dona Llum. Es una guía específica sobre los derechos de las mujeres embarazadas que te servirá muchísimo para situarte en un nuevo esquema mental, más apoderador para ti. Su lectura es fácil, amena y sobre todo práctica y resulta muy útil para las usuarias y, diría yo, de obligada lectura para los sanitarios y sanitarias: comadronas, enfermeras pediátricas, obstetres, pediatras, anestesistas…

2. Haz un primer borrador

Existen varios modelos proporcionados por las instituciones que pueden servir de guía pero siempre será mejor redactar tu propio plan de parto. Tú y la persona que te acompañará (de ahora en adelante la pareja) debe valorar si el modelo del plan de parte estándar que te ofrecen está a la altura de su deseo. Si es que no, sàpiques que puedes entregar tu personal pero asegúrate de que resulte operativo para el personal sanitario (es decir, que sea concreto, visual y que con poca lectura se sepa cuáles son tus preferencias).

«Es ilegal rechazar un plan de parto o aceptar únicamente el plan de parto que facilita el propio hospital.»

Mi embarazo y mi parto son míos. Marta Busquets Gallego,

Te recomiendo que te bajes varios modelos como el del Ministerio de Sanidad, el del País Vasco o Cataluña. No dejes de leer la EAPN y con todo esto creo que será suficiente elementos para hacer un primer borrador de su plan de parto.

En el plan de parto también deberías hacer constar tus preferencias respecto a las primeros cuidados del bebé, en caso de que el parto fuera por cesárea o si se han de llevarse el pequeño o pequeña en la UCIN. Entiendo que nadie se quiere poner en estas situaciones, pero hay que estar mínimamente preparados por si se dan estas circunstancias tener elementos para tomar decisiones.

3. Contrasta tu borrador con la comadrona y / o el obstetra.

Deberá asegurarse de que el hospital donde quieres dar a luz tenga lo que necesitas, por ejemplo, no podrás pedir parir en una bañera si no tienen. Otras cosas dependen de si te lo quieren facilitar o no, y es aquí donde desgraciadamente tenemos que luchar por cosas que no habría: no poner una vía, no hacer tactos, monitorización fetal discontinua, no rotura artificial de la bolsa,…

en el modelo de plan de parto que se entrega en hospitales de mi alrededor, s’indica que:

«El Plan de nacimiento se basa en una información objetiva y veraz que la comadrona ofrece a la embarazada; por tanto, efectúa entre este personal y la gestante. Una vez en casa, la embarazada puede reflexionar sobre el Plan y comentarlo posteriormente a la consulta, para que se pueda redactar una versión definitiva. »

Debemos confiar en que la comadrona y el obstetra nos proporcionarán información objetiva y veraz, pero no siempre es así. A menudo, aunque les pese, deben seguir los protocolos marcados por los jefes de la unidad de ginecología y obstetricia y no necesariamente están actualizados y siguen las recomendaciones de la EAPN. Sin embargo, los protocolos no son ley y se pueden cambiar. Por eso, hay que ir informadas a las visitas con la comadrona y el obstetra, de manera que puedas hacer las preguntas adecuadas y valorar si las respuestas te resultan satisfactorias.

En esta visita, tienes que preguntar como entrar tu plan de parto por registro para que forme parte de tu historia clínica. La respuesta te dará pistas sobre cuál es la postura del hospital respecto a los planes de parte. Según la comadrona Judith Lothian, Los planes de parto son bien recibidos allí donde se hacen bien las cosas”.

4. Redactar el modelo definitivo y entrarlo por el registro del hospital.

Aquí está el reto de verdad. Debéis conseguir que tu plan de parto forme parte de tu Historia Clínica. Entonces se convertirá en un documento de consentimiento / rechazo INFORMADO (si cumple con los requisitos para serlo) y será una prueba inequívoca de lo que tú solicitaste de forma preferente en la atención a tu parte. Tienes derecho, para ti y para tu bebé.

Hay que llevar varias copias y pedir que una llegue al Departamento de Ginecología y Oobstetrìcia, otra para Pediatría, otra para el anestesista y otra para tu Historia Clínica. Otra para ti y te la deberías llevar con el sello. El hospital tiene dos meses como máximo para responder y decirte algo al respecto. Si no lo hacen, se da por entendido que lo aceptan. Si te responden, puede que no estén de acuerdo con algunos o muchos puntos de tu plan de parto y haya que negociarlos o cambiar de hospital.

POR ESTOS MOTIVOS ES TAN IMPORTANTE NO DEJAR PARA EL ÚLTIMO MES EL PLAN DE PARTO.

Llevar SÓLO el plan de parto el día del parto puede ser papel mojado: depende de la suerte y la buena voluntad del equipo que te atienda.

Si la Ley de Autonomía del paciente realmente se llevara a cabo de forma generalizada y las recomendaciones de la EAPN formaran parte de todos los protocolos, quizás no sería necesario entrar por registro nuestro plan de parto. Quizás llevándolo el día del parto ya sería garantía de que formaría parte de nuestra historia clínica y por lo tanto sería considerado nuestro consentimiento / rechazo informado. Pero en la práctica, hoy en día, esto aún no es así en todas partes.

Es nuestra responsabilidad asegurarnos de que forma parte de nuestra HC y es cosa nuestra defenderlo antes de que se produzca el parto para garantizar qué prácticas no queremos que se lleven a cabo en nuestro parto y cuáles sí.

5. Asegurarse de que tu plan de parto forma parte de tu Historia clínica.

A cada visita, deberás preguntar a la comadrona y / o obstetra si tu plan de parto ya ha sido digitalizado; en caso de respuesta negativa, será necesario que pongas una reclamación por escrito nominal, es decir, dirigida a alguien en concreto que no ha hecho el favor de cumplir con su trabajo.

Hay que tener presente que el hecho de que hayas conseguido incluir el plan de parto en tu historia clínica no quiere decir que no lo puedas revocar o cambiar en el momento del parto. Es decir, dependiendo de la evolución del parto puedes decidir cambiar aspectos de tu plan de parto en ese momento, como por ejemplo el hecho de ponerte la epidural o no, pero debes saber qué implicaciones tienen estos cambios. Siempre, la información la tienes que recibir con suficiente antelación para que puedas tomar decisiones o cambiarlas de forma informada y consciente.

6. El día del parto llevad fotocopias de la copia que tenéis sellada por registro del hospital y repartidlas a todo aquel que os atienda.

Con los cambios de turno es fácil que se pierdan los papeles, o que no lo hayan podido leer. Si les dáis una copia al momento podrán tenerlo en cuenta como merece.


Sé que es una lucha injusta

Verdaderamente una mujer embarazada no debería pasar por esta situación de tensión y estrés añadida a la que ya suponen el embarazo en sí mismo y todas las pruebas a las que nos debemos someter. No es justo.

Pero no podemos mirar para otro lado y hacer como si no fuera con nosotros. No podemos esperar sentadas y sentados a que el sistema sanitario cambie por sí solo, es a través de las demandas de las mujeres que se han logrado avances y por lo tanto nos toca seguir avanzando.

Si encuentras profesionales respetuosos, reconocedlos públicamente. Cumplen con su obligación pero siempre va bien visibilizar aquello que es deseable.

Si necesitas ayuda, consejos, orientación para redactar tu plan de parto, no dudes en contactar-me y te acompañaré!

Comparte en las Redes Sociales:

Una respuesta

  1. Jae
    | Responder

    Saludos! Me gusta mucho este artículo, está bien escrito, me ayudó y lo recomiendo.

Dejar un comentario