Coronavirus COVID-19, el parto y la lactancia


Que tenemos una grave situación es un hecho que no se le escapa a nadie. Ya hemos tomado medidas para protegernos del contagio como podemos: lavado de manos, distancia de seguridad, confinamiento, evitar el contacto con personas mayores, niños confinados sin salir de casa y nada de pisar el parque…

Lo llevamos lo mejor que podemos y sabemos que lo peor no ha llegado todavía: deben subir el número de contagios hasta que la curva comience a bajar y suba la de los recuperados. Mientras tanto en casa, todos confinados debemos hacer esfuerzos para mantener la calma.

Hasta aquí ninguna novedad.

La cuestión se complica para las embarazadas y las madres recientes. Es un virus nuevo del que se tienen pocos estudios y es razonable tomar las precauciones posibles, pero por favor, que sean razonables. Y no sabemos por qué pero la lactancia materna y el contacto madre-bebé son las primeras medidas que se ponen en entredicho.

A veces podemos hacer mucho más daño con el remedio que con la enfermedad y en este caso a mí me parece más que evidente.

La SEGO (Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia) está recomendando en casos de sospecha o confirmación de la enfermedad, la separación inmediata madre-bebé después del parto, sin ningún contacto piel con piel ni inicio de la lactancia materna, que debería hacerse de forma diferida, el aislamiento de la madre en una habitación y del bebé en una incubadora.

Todo ello aunque se sepa que:

  • La enfermedad afecta principalmente a personas de entre 30 y 79 años, siendo muy poco frecuente entre los menores de 20 años.
  • Existen muy pocos datos referentes a la infección por SARS-CoV-2 durante el embarazo sin embargo, los datos existentes sobre la infección por otros coronavirus similares hacen extrapolable el posible efecto del SARS-CoV-2 en la mujer embarazada.
  • Existen muy pocos datos disponibles de embarazadas afectos de Covid-19, pero parece que las embarazadas no son más susceptibles de infectarse por coronavirus,
  • La neumonía en las pacientes embarazadas no parece ser más grave que en el resto de grupos de población.
  • No hay evidencia de la transmisión intrauterina del SARS-CoV-2 en mujeres que adquieren la infección durante el tercer trimestre de embarazo, ni por la leche materna.

En cambio, sabemos que la separación sin causa justificada puede provocar:

  • una situación traumática para la madre, que necesita el bebé tanto como el bebé a ella, ya que es su «hábitat», con el posible desarrollo posterior de un trastorno de estrés postraumático.
  • graves dificultades en el vínculo madre-bebé.
  • Muchas dificultades en el establecimiento de la leche materna: el calostro es oro puro para el sistema inmunitario del bebé y por lo tanto tenemos que asegurar que le llegue. Además un sacaleches nunca extrae la leche con la efectividad que lo hace un bebé, lo que puede provocar problemas como ingurgitación o mastitis.
  • Un posparto en estas condiciones puede favorecer el inicio de una depresión posparto, sobre todo si ya ha habido depresión o ansiedad en el embarazo.

La Sociedad Española de Neonatología (SENeo) en un primer momento se alineó con la SEGO, pero luego ha ido cambiando la orientación, tal y como se puede leer en la cuarta versión que han publicado deeste documento (consultado por última vez el 18/03/2020).

El Ministerio de Sanidad ha elaborado un documento técnico a fecha 17 de marzo donde también hace las siguientes recomendaciones:

La vía y momento del parto deben ser evaluados de forma individual y multidisciplinar. La
decisión de realizar un parto por vía vaginal o de una cesárea debe ser evaluada teniendo
en cuenta en primer lugar el criterio obstétrico si el estado de salud de la madre no
permitiera un parto vaginal y en segundo lugar el principio de precaución y de protección
para el personal que la asiste, que deberá llevar el EPI correspondiente. (…)

Si se puede garantizar un adecuado aislamiento entre madre-hijo, se podría valorar la
realización del clampaje tardío de cordón y contacto piel con piel tras el nacimiento. (…)

Aun no existiendo datos suficientes para hacer una recomendación en firme sobre el
amamantamiento en el caso de mujeres infectadas por SARS-CoV-2 es importante insistir
en que la lactancia materna otorga muchos beneficios como el potencial paso de
anticuerpos madre-hijo frente al SARS-CoV-2, por ello y ante la evidencia actual se
recomienda el mantenimiento de la lactancia materna desde el nacimiento, siempre que
las condiciones clínicas del recién nacido y su madre así lo permitan.

MINISTERIO DE SANIDAD: Documento técnico: Manejo de la mujer embarazada y el recién nacido con COVID-19
Versión de 17 de marzo de 2020

Comadrona en la Ola ofrece una guía resumen de la información recogida sobre el coronavirus y la atención al embarazo, el parto y el posparto muy completa y muy interesante. Os remito a su web para información pormenorizada.

Por todo ello, os dejo un recopilación de enlaces y documentos que creo que son importantes tener en cuenta a la hora de tomar decisiones en tu parto.

coronavirus parto lactancia maternart

Momentos de crisis

A raíz de la noticia de las indicaciones que se están dando en algunos hospitales de separación madre-bebé después del parto en casos de sospecha o detección de coronavirus, muchas comadronas se han puesto en contacto con la web de El Parto es Nuestro para ofrecerse voluntariamente a responder las dudas que tengan las mujeres embarazadas en estos días de crisis sanitaria. Aquí tenéis el enlace:

https://www.elpartoesnuestro.es/sites/default/files/public/blog/matronas_voluntarias_crisis_de_covid19.pdf

De igual manera, la ALPACC (Associació de Llevadores del Part a Casa de Catalunya) ofrece también el contacto de comadronas voluntarias con el mismo objetivo:

ACTUALIZACIÓN 22/3/2020 : La ALPACC también ha publicado en su Blog unos documentos informativos y legales para imprimir y llevar el día del parto. Esta iniciativa viene motivada por el hecho de que «en muchos hospitales se están negando a seguir las recomendaciones del Departament de Salut, la Generalitat y de la OMS, a pesar de las campañas de difusión de recomendaciones internacionales que se han hecho por ejemplo desde la Asociación Catalana de Comadronas y desde la Asociación El Parto Es Nuestro. En cambio se están haciendo intervenciones agresivas en el parto y separación de madres y bebés, sin justificación, sin seguir ninguna recomendación avalada por la evidencia científica ni por el sentido común.»

Estos documentos los puedes encontrar en catalán y en castellano y están basados ​​en la última evidencia científica.

Por otra parte, la Asociación Española de Psicología Perinatal ha publicado en un comunicado una serie de consejos y medidas de autocuidado emocionales para embarazadas y madres recientes.

Una cuestión que no nos es ajena, y que nos parece de extrema importancia, es la falta de consenso entre las diferentes sociedades científicas acerca de las recomendaciones en cuanto al parto y la lactanciaen caso de gestante con positivo o sospecha en Coronavirus; vemos como desde diferentes entidades las indicaciones varían, pero en muchas de ellas se propone la separación madre-bebé y por ende suspensión de la lactancia (SENeo, SEGO,  algunas Consejerías de Sanidad de nuestro país), ;  cuestión no aconsejada por la OMS, el CDC , Unicef, APILAM o AELAMA, apoyándose en diferentes estudios (obviamente es necesario especificar que es precisa más y mejor investigación ya que se trata de un virus nuevo y los datos pueden ser insuficientes) que afirman como vía de transmisión del virus el contacto cercano a través de gotas del tracto respiratorio y la no identificación del virus en la leche materna.

Frente a esto, sí disponemos de evidencia que afirma queel contacto directo de madre bebé tras el nacimiento es vital para su adecuado desarrollo físico, emocional, cognitivo y social; el recién nacido tiene necesidad de estar con su madre tras su nacimiento, separar y romper la diada puede tener graves consecuencias en el establecimiento del vínculo y en el posterior apego.Así mismo, la lactancia materna está demostrada como factor de protección frente a enfermedades respiratorias y otras patologías.

(…) Un Recién Nacido en contacto, piel con piel(*) con su madre, se regulará mejor, en todos los niveles.El periodo sensitivo de gran importancia, lleva al bebé a un estado de alerta tranquila en que busca contacto con su madre y se inicia la lactancia materna; así mismo, la madre busca y mantiene un contacto con su bebé, regulándose mutuamente y sentando las bases de su relación y vinculación.

Por otro lado, romper este escenario puede suponer una recuperación más lenta del estrés sufrido por el nacimiento en los bebés, impregnando su cerebro de cortisol, con una elevación que se mantiene durante horas; efecto que se ha demostrado como neurotóxico. Esta ruptura también afectará a las madres, en las cuales pueden verse menores conductas maternales, mayores índices de depresión o incluso síntomas propios de estrés postraumatico. Esto no implica la imposibilidad de establecer una vinculación entre madre y bebé; pero si que el establecimiento será más complejo y difícil.

Si unimos que nos encontramos en una situación, donde ya de por si hay una alarma debido a la situación de salud global, los niveles de estrés maternos se dispararán.

Así desde nuestra asociación concluimos que sin poder entrar a una valoración o respuesta contundente, y centrándonos en el campo de la salud mental perinatal; lo más recomendable parecería que la decisión de separación madre-bebé y suspensión de la lactancia materna en estas situaciones de positivo o sospecha, se valore de forma meticulosa en cada caso concreto, considerando los posibles riesgos que esta conlleva frente a los beneficios comprobados del contacto piel con piel y cohabitación; en caso de que por algún motivo, esta sea estrictamente necesaria considerar y poner a disposición de esa madre y familia todos los recursos de apoyo e información psicológica y psicosocial que les ayude a reducir el impacto de la separación y posibilitando la vuelta a un estado de normalidad de la mejor manera posible, una vez superada la situación.

COMUNICADO DE LA ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE PSICOLOGIA PERINATAL EN RELACIÓN A LA SITUACIÓN ACTUAL POR CORONAVIRUS EN EMBARAZO Y LACTANCIA (15/3/2020)

PARTO

La IHAN ha elaborado dos documentos con recomendaciones sobre la atención al parto y la lactancia materna en relación al Coronavirus COVID-19, uno para familias con niños y niñas pequeños , y otro para profesionales que atienden familias con niños y niñas pequeños.

Respecto el parto, quiero destacar de su escrito que:

De acuerdo con las recomendaciones de otros organismos se recomienda que madre e hijo realicen contacto piel con piel inmediato tras el parto y favorecer el agarre espontáneo al pecho en la primera hora siempre que el estado clínico de madre o hijo lo permitan. La enfermedad descrita en neonatos y lactantes es leve y el virus no se transmite por la leche, por ello no hay razones en la actualidad para cambiar las indicaciones habituales. La cesárea no disminuye el riesgo de transmisión del virus al recién nacido y puede aumentar el riesgo de complicaciones en la madre y dificultar el amamantamiento.

Se recomienda que la madre mantenga las medidas que ha utilizado durante el parto para evitar el contagio al personal sanitario (mascarilla y desinfección de manos).

Se recomienda informar a las madres gestantes sobre la importancia del amamantamiento para la protección frente a las enfermedades infecciosas y no infecciosas para sus bebés y para ellas mismas.

Se recomienda ofrecer apoyo y recursos a las madres que inician el amamantamiento para que puedan instaurar adecuadamente la lactancia.

https://www.ihan.es/la-lactancia-materna-ante-la-pandemia-de-coronavirus-covid-19-recomendaciones/

Por su parte, El Parto es Nuestro también ofrece información para las embarazadas y sus familias:

13.-¿ESTAR AISLADA POR SOSPECHA O CONFIRMACIÓN DE CORONAVIRUS PODRÍA AFECTAR SOBRE DÓNDE VOY A DAR A LUZ?

Como medida cautelar, a las embarazadas con sospecha o confirmación del coronavirus, cuando comience la labor de parto, se les está aconsejando acudir a un hospital para el parto, donde el bebé pueda estar controlado mediante monitorización fetal continua y donde se pueda controlar, cada hora, sus niveles de oxígeno.

La monitorización fetal continua es para comprobar que tu bebé esté soportando el trabajo de parto. Ya que una monitorización fetal continua sólo puede llevarse a cabo en un paritorio en el que estén presentes médicos y matronas, en estos momentos no se recomienda parir en casa o en un centro de parto únicamente gestionado por matronas.

Mantendremos esta información constantemente actualizada mientras va surgiendo evidencia nueva.

https://www.elpartoesnuestro.es/blog/2020/03/14/covid19-informacion-para-embarazadas-y-sus-familias (17/03/2020

La Generalitat de Catalunya también ha publicado en Canal Salut información actualizada para mujeres embarazadas y sus familias. Personalmente te aconsejo que te la imprimas y la lleves con tu plan de parto, ya que hay recomendaciones, que no órdenes, y el reconocimiento explícito a tu plan de parto o nacimiento.

13- El hecho de estar en aislamiento puede afectar el lugar del parto?
Como medida de precaución, las mujeres embarazadas que siendo investigadas como caso de coronavirus sospechoso o confirmado se pongan de parto , se les recomienda ir a una unidad obstétrica (sala de partos de un hospital o centro sanitario), donde se puede hacer un seguimiento del bebé mediante un control fetal continuado electrónico y se pueden controlar sus niveles de oxígeno cada hora.
El seguimiento continuo fetal consiste en comprobar cómo está el bebé en cada momento del parto. En caso de aislamiento o en caso de que tenga confirmación de la infección, el parto sólo se puede hacer en una unidad obstétrica, donde hay médicos y comadronas presentes y se puede realizar el seguimiento fetal continuado.
Se mantendrán actualizadas estas indicaciones de manera continua a medida que aparezcan nuevas evidencias.
14- El hecho de estar en aislamiento de coronavirus afectará a mi parto?
Actualmente, no hay ninguna evidencia científica que indique que no se puede dar a luz por vía vaginal o que sea más seguro tener un parto por cesárea en caso de ser un caso en investigación o confirmado de coronavirus, por eso su plan de nacimiento se debe seguir en lo posible.
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el método de nacimiento se debe individualizar en función de las indicaciones obstétricas y las preferencias de la mujer.
Si sufre una afección respiratoria grave que sugiere que se necesita un parto urgente, se recomienda un nacimiento por cesárea.
No hay ninguna evidencia de que las mujeres con una sospecha o confirmación de infección por coronavirus no se les pueda administrar una anestesia epidural. El equipo asistencial de la maternidad le comentará todas las opciones para asegurarse de que sabe las opciones de alivio del dolor disponibles.
15- ¿Qué pasa si me pongo de parto mientras estoy en periodo de aislamiento?
Si se pone de parte, llame a su centro maternal y especifique que presente una afección respiratoria.
Si tiene síntomas leves, se le pedirá que se quede en casa durante la primera fase del parto, según las indicaciones normales actuales.
Su equipo de maternidad ha recibido asesoramiento para garantizar que ambos reciba asistencia segura y de calidad, respetando la preferencia de parto en la medida de lo posible.
Cuando decide con su equipo de maternidad que debe asistir a la unidad de maternidad, aplicarán recomendaciones generales sobre asistencia en el hospital:
• Se le aconsejará ir al hospital mediante transporte privado siempre que sea posible, o bien llamar al 061 o 112 para obtener consejos según convenga.
• Se le ingresará a la unidad de maternidad y se le presentará una máscara facial quirúrgica, que ha de llevar hasta que quedes aislada en una habitación adecuada.
En este caso, como presentas síntomas respiratorios y debes permanecer en un espacio hospitalario, se te hará la prueba, para poder adoptar las medidas de aislamiento necesarias durante el ingreso.
Las personas que te acompañarán al parto pueden quedarse, pero deberán mantener al mínimo las visitas. Probablemente, os pedirán que sólo un acompañante te acompañe durante el proceso.

http://canalsalut.gencat.cat/web/.content/_A-Z/C/coronavirus-2019-ncov/material-divulgatiu/informacio-embarassades-families.pdf (17/03/2020)

LACTANCIA

La web e-lactancia.org ofrece también información sobre el virus y la lactancia e informa que la leche materna es segura para el bebé, además de necesaria.

LACTANCIA:
(SFC-2020/03/14, RCOG 2020/03/13, WHO / OMS 2020/01/20, UNICEF 2020/03/04, ellos 2020/02/20, AELAMA 2020, IESMP 20202/03/15)
No se ha detectado el virus 2019-nCoV (ni tampoco se detectó en su día el SARS-CoV) en la leche materna (Chen 2020, CDC 2020/02/19).
Dado que los síntomas, al menos iniciales, son los de un resfriado común, es muy difícil e inefectivo aislar a tiempo a una madre con síntomas de catarro de su bebé lactante.
Teniendo en cuenta los beneficios de la lactancia materna y el papel insignificante de la leche materna en la transmisión de otros virus respiratorios, la madre puede continuar amamantando.
La madre debe usar una máscarilla médica cuando esté cerca de su bebé y lavarse bien las manos antes de un contacto cercano con el bebé.
Si la madre está muy enferma para amamantar, conviene que se extraiga leche para evitar problemas de congestión mamaria. Esta leche puede tomarla el lactante (UNICEF 2020/03/04, ellos 2020/02/20, CDC 2020/02/19).

http://e-lactancia.org/breastfeeding/maternal-coronavirus-2019-pico-infección / producto (17/03/2020)

e-lactancia coronavirus lactancia parte maternart

La IHAN hace las siguientes recomendaciones en relación a la lactancia materna, destacando su valor inmunológico:

¿Puede la lactancia materna proteger frente a esta enfermedad?

Tras el nacimiento la inmunidad solo está completa con la leche materna El amamantamiento protege a los lactantes de enfermedades respiratorias y de que estas se compliquen. No hay datos para pensar que en esta nueva enfermedad esto no sea así. Desde el nacimiento hasta alrededor de los 3 años el sistema inmune solo está completo si se acompaña del amamantamiento. Cuando madre e hijo pasan juntos muchas horas al día, su ambiente y los virus que los rodean son similares y las defensas de la leche materna protegen al bebé con mayor eficacia.

La lactancia materna ofrece protección al lactante y al niño y niña pequeños frente a las infecciones respiratorias, entre ellas el coronavirus. Se desconoce si también puede proteger frente al COVID-19. Pero se sabe que niños y niñas tienen escasa capacidad de defensa frente a las infecciones principalmente respiratorias e intestinales. Las defensas que la madre fabrica en respuesta a los virus y bacterias de su entorno (inmunoglobulinas, células y otros factores) pasan a través de la leche al bebé que puede así defenderse adecuadamente de estas infecciones.

Enfermedad COVID-19 en la infancia

Sólo el 1% de los menores de 9 años sufren la enfermedad Los síntomas más frecuentes son tos seca, fiebre y dificultad respiratoria No hay descritos casos de extrema gravedad ni siquiera en neonatos Cuando madre e hijo pasan juntos muchas horas al día, los virus que les rodean son los mismos y las defensas de la leche materna protegen mejor al bebé.

https://www.ihan.es/la-lactancia-materna-ante-la-pandemia-de-coronavirus-covid-19-recomendaciones/ (17/03/2020)

También ofrece información más pormenorizada a los profesionales donde se indica que:

Se sabe que los lactantes que toman leche artificial tienen mayor riesgo de enfermedades respiratorias infecciosas. Hay evidencia de que las bronquiolitis y las neumonías son más frecuentes y graves entre los lactantes no amamantados y entre los que no son amamantados en exclusiva. Los ingresos en el hospital son más frecuentes entre los lactantes que toman leche artificial frente a los amamantados en exclusiva (Franco, 2019, Paricio 2005, Quigley 2015, Tiewsoh 2009, Yamakawa 2015, Duijts 2010). Desaconsejar la lactancia materna a las madres que amamantan o desean hacerlo puede suponer un aumento de riesgo frente a esta nueva enfermedad y sus complicaciones, además de aumentar el riesgo general de enfermedad a mujeres e infancia atribuible a la lactancia artificial (Horta 2019).

Tras el parto la infección COVID-19 no obliga a interrumpir el contacto piel con piel ni la primera toma en la primera hora si el estado clínico de madre e hijo lo permiten. Se recomienda mantener las medidas que se hayan utilizado durante el parto para evitar el contagio al personal sanitario (mascarilla y desinfección de manos) y posteriormente al bebé por gotas

Dado que la enfermedad descrita en neonatos y lactantes es leve y no se transmite por la leche ni por la piel y los datos de los que se dispone en la actualidad, los beneficios conocidos de la lactancia materna superan con mucho los posibles riesgos de suspender lactancias ante la COVID-19. Por tanto y, de acuerdo con las recomendaciones de otros organismos internacionales (RCOG 2020, UNICEF 2020, OMS 2020) laa IHAN recomienda que madre e hijo realicen contacto piel con piel inmediato tras el parto, pinzamiento tardío del cordón y promover el enganche espontáneo al pecho en la primera hora siempre que el estado clínico de madre o hijo lo permitan.

https://www.ihan.es/la-lactancia-materna-ante-la-pandemia-de-coronavirus-covid-19-recomendaciones/ (17/03/2020)

A la web de El Parto es Nuestro ofrecen respuesta a algunas cuestiones que pueden surgir a las nuevas madres en la atención al parto y el inicio de la lactancia, siempre destacando que la información puede cambiar raíz de nuevos estudios y que habrá que exponer seriamente nuestras demandas a los sanitarios que le atiendan.

18.-¿SERÁ POSIBLE QUEDARME CON MI BEBÉ Y TENER CONTACTO PIEL CON PIEL SI HAY SOSPECHA O CONFIRMACIÓN DE CORONAVIRUS?

y, si esa es su elección. En el caso de que su bebé esté bien y no requiera cuidados en la unidad neonatal, serán ingresados juntos una vez que dé a luz.

Hay algunos informes de China en los que se ha sugerido que las mujeres con coronavirus confirmado se les debería aconsejar ser separadas de sus bebés durante 14 días. Sin embargo, dicha práctica podría tener efectos negativos potenciales en el establecimiento de la lactancia y del vínculo con el bebé.

Una discusión sobre los riesgos y beneficios puede tener lugar entre usted, su familia y los doctores que cuidan de su bebé (neonatólogos), para individualizar el cuidado de su bebé.

Esta directriz puede cambiar conforme evoluciona el conocimiento de la enfermedad.

19.-¿SERÁ POSIBLE QUE YO AMAMANTE A MI BEBÉ?

Sí. En el momento actual, no hay evidencia de que el virus se transmita a la leche materna, por tanto, parece claro que los beneficios bien conocidos del amamantamiento compensan cualquier riesgo potencial de transmisión del coronavirus a través de la leche materna.

El principal riesgo del amamantamiento es el contacto cercano entre usted y su bebé ya que puede compartir gotitas de saliva infecciosa a través del aire, transmitiendo la infección al bebé después del nacimiento.

Una discusión sobre los riesgos y beneficios del amamantamiento debe tener lugar entre usted y su familia, y su equipo de maternidad.

Esta directriz puede cambiar conforme el conocimiento evoluciona.

Si escoge amamantar a su bebé, las siguientes precauciones son recomendables:

– Lave sus manos antes de tocar a su bebé, sacaleches o biberones.

– Lleve una mascarilla para alimentar a su bebé al pecho.

– Siga las recomendaciones para limpiar el sacaleches después de cada uso.

– Considere pedir a alguien que esté sano que alimente a su bebé con leche extraída de su pecho.

Si escoge alimentar a su bebé con fórmula o leche extraída, se recomienda que siga una adherencia estricta a las directrices de esterilización (puedes consultar este artículo de Bebés y Más: https://www.bebesymas.com/salud-infantil/como-esterilizar-el-biberon). Si se está extrayendo leche en el hospital, se debe usar un sacaleches exclusivo.

https://www.elpartoesnuestro.es/blog/2020/03/14/covid19-informacion-para-embarazadas-y-sus-familias

Visto todo esto, lo más probable es que tengas que discutir con tu entorno y los sanitarios para que puedas quedarte con tu bebé en caso de que tengas sospechas o confirmación por coronavirus. Ninguna madre pondría en peligro a su hijo o hija, pero de ahí a tomar medidas que puedan conllevar más problemas hay un abismo. Por eso si te encuentras en esta situación, deberás tomar decisiones teniendo en cuenta tanto tu estado de salud como la del bebé.

Respecto a cuestiones legales, la abogada Francisca Fernández Guillén, especializada en negligencias médicas y activista a «El Parto es Nuestro» ha publicado en su blog

En ningún caso la situación de alarma permite semejantes intervenciones. La Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica prevé la existencia de razones de salud pública como excepción al derecho a consentir y rechazar intervenciones médicas “en favor de la salud del paciente” nunca en su contra. (…)

En esta situación, muchas mujeres están pidiendo que se les asista el parto en casa, siendo de lamentar la escasez de matronas que atienden a domicilio. En cualquier caso, siempre es importante, pero más ahora, no acudir al Hospital de forma prematura y seguir el consejo de esperar a que el parto haya entrado en fase avanzada. El alta temprana es también una buena medida. En cuanto a la epidural, por su potencial para enlentecer la dilatación y la progresión del parto, las expertas recomiendan evitarla. Es una forma segura de evitar fórceps y episiotomías innecesarias.

Francisca Fernández Guillén, abogada especialista en negligencias médicas

Mi recomendación es que hagas constar en tu plan de parto las indicaciones que quieras que sigan los sanitarios en caso de encontrarte en esta situación. Lleva impreso tu plan de parto y los documentos que ha facilita la ALPACC. También puedes llevar impreso el documento con las recomendaciones del Departamento de Salud. Tienes todos enlaces a estos documentos en este post.

Como decía al principio, el objetivo de este post no es otro que aportar información y prevenir intervenciones que hagan más daño que bien a ti y a tu bebé. Las decisiones y la responsabilidad son tuyas en función de tu situación, y ten en cuenta que el miedo es poderos y a menudo no atiende a razonamientos.

Es tu parto, es tu decisión.

Comparte en las Redes Sociales:

Deja un comentario