Pérdidas gestacionales: «Las Voces Olvidadas»

El mes de octubre es el mes dedicado a la memoria de los bebés que sólo vivieron en el útero materno y a sus familias que los recordarán para siempre.

las voces olvidadas pérdidas gestacionales tempranas

En esta ocasión, quiero hacer una reseña que hace mucho tiempo que tenía ganas de comentar y compartir y que trata el tema de las pérdidas gestacionales. «Las voces olvidadas» es uno de esos libros que nunca te gustaría tener que leer, pero cuando lo haces, ya sea por motivos profesionales o por que has sufrido una pérdida, es un bálsamo para el alma.

Las autoras de este libro, Mónica Álvarez, Maria Àngels Claramunt, Laura G. Carrascosa y Cristina Silvente, dan voz a estos bebés y a sus familias que a menudo han tenido que llevar su duelo en silencio, ante la incomprensión de una sociedad que mira hacia otro lado cuando se trata de la muerte. Y cuando se trata de la muerte cuando se espera la vida, la respuesta suele ser negarla e intentar continuar como si nada hubiera pasado.

«El dolor que se calla es el más doloroso»

Como dicen las autoras «el dolor que se calla es el más doloroso». Por este motivo, este libro aborda directa y rigurosamente, pero con una exquisita sensibilidad, temas como las fases del duelo, problemas de fertilidad, las pérdidas gestacionales de repetición, el manejo del aborto, la lactancia en la pérdida, los embarazos siguientes y los partos, la pareja,… También sentimientos como el miedo, la angustia, la soledad, la frustración, el aislamiento, la negación y la desinformación ante las pérdidas gestacionales tempranas.

duelo gestacional duelo perinatal

«Las Voces Olvidadas son las de estos bebés que vivieron sólo en el vientre materno, la voz de sus madres que acallaron el duelo porque estaban de «demasiado poco», sus bebés no «daban la talla para ser llorados». Y la voz de sus padres que, aún hoy, nadie repara en ellos. El título se refiere también al olvido social, médico y cultural en el que caen estas pérdidas tan tempranas.»

LAS VOCES OLVIDADAS. MÓNICA ÁLVAREZ, MARIA ÀNGELS CLARAMUNT, LAURA G. CARRASCOSA I CRISTINA SILVENTE.

Uno de cada cuatro embarazos no llegan a término. Esto quiere decir que muchas de las mujeres que conocemos han vivido esta experiencia. Quizás tú misma lo has vivido.

Es especial por el tiempo que le dedicaste

«El tiempo que dedicaste a tu rosa hace que tu rosa sea tan importante.»

El principito. Antoine de Saint-Exupéry

Con esta adaptación de la célebre frase de "El principito» inician las autoras el libro de «Las voces olvidadas». Y es toda una declaración de intenciones: a través de esta adaptación de la famosa cita, comienzan con la afirmación contundente que los bebés que murieron antes de nacer son importantes para cada madre y cada padre por el tiempo, il·usiones, esperanzas, y amor que le dedicaron. El bebé o bebés se han marchado pero el amor queda, y no lo debemos obviar.

las voces olvidadas ressenya maternart

Algunas de las ideas fundamentales que se exponen en este capítulo apuntalan el resto de temas que se tratan a través de las páginas del libro. En primer lugar, el objetivo del libro, que es visibilizar el duelo perinatal independientemente de la edad gestacional en que se produjo la pérdida. También se visibiliza que tras una pérdida hay un puerperio que, si ya de por sí es difícil, más lo es sin bebé. Continúan haciendo patente una experiencia que puede dejar atónita a más de una y más de uno, que existe la posibilidad de producir leche en función de las semanas de gestación en la que se produce la muerte, y esto es una cuestión importante que hay que abordar adecuadamente.

Entre otras ideas, se pone en evidencia que socialmente no se le atribuye humanidad al bebé en formación cuando éste muere en el útero materno, pero para sus padres ya era su bebé desde el primer instante en que le imaginaron. Así, se considera socialmente que el feto que ha muerto se le debe sacar inmediatamente del cuerpo de la madre cuando en realidad, ya no hay prisa… Se quiere negar la muerte y alejarla de nosotros porque es demasiado duro encontrar muerte donde se espera vida… Sin embargo, la muerte forma parte de la vida y requiere tiempo e introspección asumir lo ocurrido.

Las autoras apuntan a que un manejo expectante de las pérdidas gestacionales ayudan a integrar la vivencia, a asumir la experiencia y por tanto a elaborar el duelo de una manera sana.

Para cerrar el capítulo, exponen las tareas pendientes de una sociedad negadora como nuestra respecto al apoyo al duelo perinatal: aspectos legales, sociolaborales, familiares, en la pareja, respecto a los otros hijos e hijas, una misma, los servicios sanitarios y la sociedad en general… Acaban aportando un buen puñado de ideas que pueden ayudar en el tráfico del duelo.

El resto del libro profundiza en muchos aspectos enumerados en este capítulo como las etapas del duelo, la importancia de los rituales en nuestra sociedad y para nuestra psique, el duelo de las figuras del entorno de la madre que también hay que teniendo en cuenta, los duelos que conllevan las técnicas de reproducción asistida y los intentos de las parejas que buscan conseguir el embarazo.

El duelo también existe cuando se decide no continuar

parto respetado maternart apoyo emocional

Las autoras dedican dos capítulos, el 6 y el 7 respectivamente, a dos tipos de pérdidas gestacionales que aún son más invisibles, que también son muy dolorosas pero que a menudo se juzgan en nuestra sociedad desde la ignorancia: las alteraciones incompatibles con la vida, y las interrupciones voluntarias del embarazo (HE).

En el capítulo 6 proponen medidas para humanizar este procesos para que los padres tengan tiempo para pensar y decidir cómo quieren despedirse de su bebé y proponen una serie de preguntas que los padres pueden hacerse para ayudarles a tomar decisiones.

En el capítulo 7 aborda la cuestión de las IVE sin entrar en el debate, pero ponen en duda el adjetivo «voluntario» de la decisión debido al poco apoyo que en realidad tiene la maternidad en nuestra sociedad. No se juzga la decisión sino la minimización de la pérdida, por el hecho de haber sido «elegida». De este modo, se niega el duelo, cuando también hay una pérdida.

El capítulo 8 expone las diversas fomas de abordar el parto del bebé que ha muerto. Explican ampliamente los procesos y lo que se puede esperar. Las autoras critican la falta de tiempo y de información que se da a los padres para tomar decisiones, sin juzgar las elecciones, y exigen un manejo respetuoso de las pérdidas gestacionales. Por ello exponen una serie de derechos que se han de cumplir con el objetivo de que el proceso sea más respetuoso.

‘Memorial para los niños no nacidos’ de Martin Hudacek

La difícil esperanza

Los capítulos 9 y 10 están dedicados a las particularidades del nuevo embarazo y el parto después de pérdida. Es básico entender que la gestación tras una pérdida está llena de miedos, desgaste emocional y físico, angustia por no volver a pasar por la experiencia y angustia porque la angustia no sea peligrosa para el nuevo bebé.

Al miedo a la pérdida se suma el miedo al parto. Las autoras destacan que la preparación al parto debe basarse en disminuir el miedo y propiciar un estado de relajacion mental que disminuya así las sensación físicas intensas. Empatía, tiempo, paciencia, respeto, un entorno adecuado, acompañamiento, seguridad… serán la mejor receta.

Asimismo, apuntan a que las mujeres que hicieron un manejo expectante desarrollan más herramientas internas para hacer frente al parto. Por último destacar que el padre puede sufrir una reactivación del dolor debido a que se encuentra en la misma situación que en la pérdida, y por lo tanto también se le ha de acompañar adecuadamente.

Los últimos capítulos del libro están dedicados a todos los regalos que el bebé deja a los padres, regalos que no son visibles en un primer momento, pero que con el tiempo los padres aprenden a apreciar. Finalmente, exponen la importancia de hablar en todos los ámbitos de la vida de la posibilidad de pérdidas perinatales durante el embarazo, para hacer pedagogía de la muerte por lo que si nos toca vivir la experiencia, ésta no resulte tan traumática ni tan extraña. Recordamos, uno de cada cuatro embarazos no llega a término y eso son muchos embarazos.

Epílogo

Como decía al principio, aunque es un libro que a nadie le gustaría tener que leer, acaba siendo una gran fuente de aprendizaje tanto científico como emocional sobre el tema de las pérdidas gestacionales, y un bálsamo para aquellas personas que han tenido que pasar por la experiencia.

Recomiendo su lectura a las madres y padres que han sufrido una pérdida perinatal, así como familiares que quieran acompañarlos de verdad en el tránsito del duelo. Recomiendo su estudio a todos los profesionales que trabajan de una manera u otra con las parejas que buscan el embarazo y con las parejas que han sufrido la muerte de sus bebés en el útero materno. Es urgente un abordaje más emocional y menos técnico.

Y lo recomiendo, ciertamente, a cualquier persona que tenga interés en acercarse al tema de la muerte perinatal, porque encontrará una obra llena de referencias bibliográficas, escrito con la exactitud científica y la sensibilidad y empatía que requiere el tema tratado.

Termino citando las autoras en uno de los últimos párrafos del libro:

«Queremos agradecer a quien nos lea su interés por el tema, y animarle a continuar poniendo luz, de manera exógena o endógena, a esta vivencia tan difícil, controvertida, dura y escondida de la vida psicosexual-emocional-reproductiva de la pareja.

Esperamos que cada vez sean más visibles estas maternidades, que salgan del olvido y se puedan manifestar y tratar con toda la intensidad que merecen.»

Las voces olvidadas. Mónica Álvarez, Maria Àngels Claramunt, Laura G. Carrascosa y Cristina Silvente.

Personalmente, no puedo más que sumarme a este deseo.


Para saber más sobre el tema, tienes otra entrada el Blog dedicado a las pérdidas perinatales, donde cito asociaciones y otros recursos que te pueden ser de utilidad.

Comparte en las Redes Sociales:

Deja un comentario