¿Qué es el porteo ergonómico?

A menudo veo por la calle madres y padres que portean a sus bebés con portabebés ergonómicos y es algo que me hace sentir feliz, pero todavía veo madres y padres que portean con portabebés que no son ergonómicos. Son las llamadas mochilas «colgonas» («colgonas», en castellano).

Estas mochilas no respetan la forma natural del cuerpo del bebé ni la postura natural para su edad y momento evolutivo; por otra parte, tampoco respetan el cuerpo del porteador o porteadora, ya que no reparten bien el peso del bebé y hacen sufrir la espalda y las lumbares.

También veo que hay madres y padres que, a pesar de utilizar un portabebé ergonómico no lo utilizan adecuadamente, como por ejemplo no sujetar adecuadamente la cabeza del bebé, hacen colgar demasiado el portanadó o usan fular elástico en tiempo de calor…

Portear debe ser una experiencia agradable para los dos. Es algo muy práctico y útil, si se hace bien.

Por ello en este post recordaremos cuáles son las diferencias entre el porteo ergonómico y lo que no lo es, hablaremos de los tipos básicos de portabebés ergonómicos que hay y explicaremos las normas básicas de seguridad para portear. ¡Seguimos!

DIFERENCIAS ENTRE PORTEO ERGONÓMICO Y NO ERGONÓMICO

PORTEO ERGONÓMICO

  • El bebé mantiene una postura corporal natural, con las caderas y piernas formando una M y la espalda una C, que respeta la postura que evolutivamente le corresponde al bebé.
  • No es posible poner al bebé mirando hacia fuera, sólo hacia el cuerpo del adulto evitando así la sobreestimulación del bebé. Puede parecer que están muy interesados ​​en ver el mundo, pero en realidad se sobreestimulan.
  • Reparte el peso del bebé de forma más ergonómica también para el adulto que lo transporta, evitando dolores de espalda y de lumbares.
  • El panel que sujeta la espalda del bebé, se adapta perfectamente y es más cómodo para el bebé.
  • No supone ningún capa de ropa entre el bebé y el adulto, facilitando el contacto piel con piel y el acceso rápido en el pecho.
  • La ropa del producto está hecha de fibras naturales.

PORTEO NO ERGONÓMICO

  • El bebé está colgado desde la cadera, por tanto carga todo su peso en la zona genital y no puede mantener una postura natural. Imagina que te colgaran a ti de esta parte de tu cuerpo y te pasearan por la calle….
  • Permite poner el bebé de cara al mundo, lo que supone una peor postura para su pequeña espalda y una sobreexposición a estimulación que no está preparado para asumir y entender. Esta sobreestimulación puede ser responsable del llanto que aparece por la noche y puede empeorar los cólicos. Además, esta postura no sujeta bastante la cabeza y el bebé puede ser inmaduro para soportar la cabeza con el movimiento del adulto. Que lo vendan en una tienda no garantiza que sea ergonómico.
  • El peso del bebé no se reparte bien y sobrecarga la espalda o las lumbares del adulto, lo que hace que Portear no sea una experiencia agradable.
  • El panel que sujeta la espalda del bebé es demasiado rígido y no se adapta a su forma natural, forzando su postura.
  • Suele haber un panel entre el cuerpo del bebé y el del adulto, imposibilitando el contacto o el acceso al pecho.
  • Se fabrica con materiales sintéticos.

TIPO DE PORTABEBÉS ERGONÓMICOS MÁS HABITUALES

Es el fular por excelencia. Se trata de una pieza de ropa no elástica hecha de algodón 100% con un punto grueso tipo jaquard de una anchura de 70 cm y una longitud variable en función de la talla elegida. La talla estándar es la 6, que hace una longitud de 4'60 m. Las tallas posibilitan unos nudos u otros, en función de la estatura del porteador o porteadora. Es el fular más versátil, ya que admite nudos delante, detrás, de bandolera, … es indicado desde el nacimiento hasta que el niño pese un montón de kilos!

Es parecido al fular rígido pero, como su nombre indica, la tela es elástica. La anchura es menor que la del fular rígido. Como está indicado desde el nacimiento hasta los 10 kilos (aproximadamente el primer año del bebé), suele utilizarse más delante que detrás. Al llevar componentes sintéticos para que sea elástico es más caliente y transpira menos. Esto hace que no sea cómodo para temporadas de verano.

Tiene la ventaja que, al ser elástico, permite hacer el nudo y luego meter el bebé. Permite sacarlo también rápido y eso lo hace muy práctico los primeros meses.

sincronía exogestació maternart Terrassa

Es una prenda rígida hecha de tela de fular, con la misma anchura y una longitud de unos 2'5 metros aproximadamente que se ata mediante unas anillas que han sido cosidas en un extremo de la pieza, de manera que no pueden romperse. Las anillas sueño metálicas, lo que asegura que no se romperán. La bandolera es ideal para portear en la cadera, pero también permite el porteo delante y detrás. Es muy práctica en verano, ya que sólo supone una capa de ropa, que al ser algodón resulta fresca, y es fácil de poner y quitar. El único inconveniente es que deja un hombro bloqueado, de modo que no puedes mover mucho un brazo, pero en función del momento no tiene por qué ser un problema.

La mochila ha puesto de moda el porteo. Las mochilas son prácticas porque se ponen enseguida y permiten el porteo delante y detrás. A una buena mochila ergonómica se le debe pedir tirantes anchos que sujeten y repartan bien el peso y que se ate a la cadera. También se debe tener en cuenta que el panel llegue de rodilla a rodilla del bebé. Si no es así, quiere decir que le queda pequeño, no lo sujetará bien y le provocará molestias bajo los muslos.

Existen unos «híbridos» entre mochila y bandolera, los onbuimos, hechos de ropa de fular que cargan el peso sobre la espalda y no se atan a la cadera. Estos últimos permiten portear fácilmente niños más mayores durante un siguiente embarazo.

Son portabebés originarios de Asia, a medio camino entre el fular y la mochila. Constan de un panel de tela que sujeta el bebé y cuatro tiras de tela que salen de cada vértice del panel para sujetarlo a la cadera y alrededor del cuerpo. Permiten el porteo delante, detrás y al lado. Pueden estar hechos de ropa de fular o de loneta.

NORMAS BÁSICAS PARA PORTEAR CON SEGURIDAD:

  1. Las vías respiratorias del bebé deben estar libres, de manera que su barbilla no esté pegada a su pecho. Hay que procurar que siempre tenga la cara visible.
  2. La posición del bebé debe ser siempre vertical. No tiene que ir NUNCA estirado en un fular, mochila o bandolera, excepto en el momento de la lactancia, donde tendremos que vigilar bien que sus vías respiratorias estén libres.
  3. Si todavía no puede sostener la cabeza, es necesario que le quede sostenido por la tela del fular o bien por un soporte de la mochila.
  4. Sus caderas deben quedar sentadas sobre la tela, de manera que las piernas y el culito hagan forma de M: las rodillas deben quedar más altas que el culo.
  5. Para conseguir esta postura de piernas y cadera, hay que desplegar bien la ropa para que llegue desde la parte posterior de una rodilla hasta la otra. Si no es así, o bien está mal colocado o ya no es adecuado a su tamaño, como ocurre con las mochilas que no son evolutivas.
  6. Su espalda adoptará la forma de C, respetando también totalmente su posición natural.
  7. Si porteas delante, el bebé debe ir situado sobre tu abdomen de manera que puedas hacerle un beso en la cabeza sin mucho esfuerzo, justo debajo de tu barbilla. De esta manera proteges también tu espalda, ya que el peso se reparte mejor.
  8. Debe quedar bien sujeto pero sin pasarse. Pasa el dedo por debajo de sus rodillas para asegurarte de que la ropa no está demasiado tensa y que le circula bien la sangre. Si porteas delante, asegúrate de que si te inclinas hacia delante, el bebé no queda colgando.
  9. Nunca portees mientras duermes o conduciendo, ya sea un coche o una bicicleta…
  10. Evita actividades de riesgo mientras porteas, recuerda que tu centro de gravedad cambia con el peso y puedes perder el equilibrio con más facilidad.
  11. Es de sentido común pero hay que recordarlo: no bebas alcohol o tomes drogas mientras porteas.

Otros aspectos a tener en cuenta:

  • Piensa que cada capa de fular es una capa de ropa, no lo abrigues en exceso. Protege, sin embargo, la cabeza, las manos y las piernas que sí que sobresalen del portabebé.
  • Asegúrate de que el portabebé ha sido fabricado con materiales naturales y tintes no tóxicos; los niños lamen y muerden la ropa.
  • Hay mochilas evolutivas que permiten estirar el panel posterior de manera que se puede usar más tiempo, sin embargo hay que tener presente que quizás al principio la ropa va demasiado rizada y tampoco permite una buena sujeción… La recomendación es usar el portabebé más adecuado a edad y tamaño del niño o niña.
  • Puede portear la madre, el padre, la abuela, el abuelo, la tía, la educadora de la guardería, la canguro… ¡todos podéis disfrutar del porteo!

Portear puede tener muchos efectos beneficiosos sobre el bienestar de la madre y el bebé y contribuir de forma positiva a su sueño, la lactancia materna, la sincronización madre-bebé y padre-bebé también… En definitiva, el porteo, como la lactancia materna, también es un buen regalo para nuestro bebé.

Comparte en las Redes Sociales:

Dejar un comentario