Parto respetado: qué es y qué no es


parte respetada en el hogar materrt

La primera vez que oí el término «parto respetado» abrí los ojos como platos. ¿Qué puñetas quería decir mi amiga con que ella deseaba un parto respetado? Aquellas palabras hacían entender que el parto no se respetaba, como si las profesionales que nos atienden no hicieran lo que es más saludable para nosotros y nuestros bebés… ¡Me sentí indignada! ¿Cómo osaba alguien hacer una afirmación semejante?

Tengo que decir que entonces yo no había tenido hijos. Que mi amiga tampoco, pero que ella se había informado de muchas cosas, y como yo consideraba todo aquello fuera de la ciencia, no le hice mucho caso… Ella continuó diciendo que sabía a qué casa de partes pariría su hijo o hija y yo continuaba alucinante (¡lo juro!). ¿Una casa… de partos? Pero… ¿que no se pare en el hospital? ¿Está permitida esta locura?

¿Cómo se atrevía ella a poner en entredicho un montón de mis creencias? En un momento dado creo que llegué a decirle «Si nuestras abuelas hubieran podido elegir no hubieran parido en casa…» Y me quedé tan ancha… Qué es de atrevida la ignorancia (en este caso la mía… ). Ahora me río recordando aquella escena, pero no puedo ocultar mi vergüenza. El destino me tenía preparada una muy gorda… Ahora soy yo quien habla de parto respetado.


¿Qué es un parto respetado?

Hace unas semanas se celebró la semana mundial del Parto Respetado con el lema «Mi decisión debe ser respetada». Ya podéis imaginar por el lema que este post va de partos, de decisiones, de mujeres y de respeto… uf! ¡Un cóctel molotov!

La asociación El Parto es Nuestro define así el parto respetado:

«Desde El Parto es Nuestro, defendemos este tipo de parto: un parto respetado y un nacimiento digno. Acorde con las últimas evidencias científicas, acompañadas de profesionales idóneos, en un ambiente cálido y afectuoso. El respeto que pedimos va más allá del trato cariñoso y educado hacia la mujer que está de parto. Para nosotras respeto significa también respeto a nuestros cuerpos, a nuestros tiempos, a nuestros bebés, a la fisiología de nuestros partos.»

El parto respetado, pues, es aquel en que:

  • Se respeta la mujer y el bebé por nacer como personas y se respeta su dignidad y sus derechos.
  • Se respecta el cuerpo de la mujer, su fisiología y sus necesidades emocionales.
  • Se respecta el cuerpo del bebé, su fisiología y sus necesidades emocionales.
  • Las y los profesionales que los atienden intervienen desde el respeto a la fisiología del parto, es decir que se interviene cuando es necesario y de la manera menos intrusiva posible y se evitará hacer nada que vaya en contra de esta fisiología.

L’AEPP (Asociación Española de Psicología Perinatal) a la que pertenezco como socia puso en marcha una campaña reivindicando el parto respetado en la que las socias aparecimos con diferentes carteles. Recupero aquí las diversas frases porque me parecen muy acertadas para describir qué es un parto respetado:

  • Un parto respetado implica recibir información (esta es la que escogí yo, como puedes ver en la foto): por más extraño que parezca, menudo NO TENEMOS toda la información necesaria para tomar decisiones y permitir o no ciertas intervenciones. Esto implica una falta de respeto por la capacidad de la mujer de entender y tomar decisiones respecto a su cuerpo, su salud y la de su bebé, algo absolutamente sorprendente porque partimos de la base de que ninguna madre tomará decisiones que puedan perjudicar a su bebé. Entonces, ¿por qué no se da toda la información? Patriarcado, comodidad, prisas, burocracia…
  • Un parto respetado es permitir el contacto piel con piel: los mismos motivos arriba mencionados justifican que a menudo se pone trabas al piel con piel. Puede parecer una tontería eso de piel con piel, pero tiene muchas implicaciones a nivel de salud física y mental tanto de la madre como del bebé.
  • Un parto respetado es apoyar las decisiones sin juzgarlas: las sanitarias y sanitarios no tienen porqué estar de acuerdo con las decisiones que toman las madres y padres respecto el parto y la crianza de sus hijos e hijas, pero eso no les da derecho a juzgarlos. Si perciben una falta de información, quizás la pueden facilitar desde el respeto pero no imponiendo su criterio o utilizando el miedo como arma. Lo mismo se puede decir de familiares y amigos que a menudo no tienen un conocimiento profundo sobre un tema (ya sea parto o crianza) y alarman y juzgan a la primera de cambio.
  • Un parto con intervenciones necesarias también puede ser respetado: el concepto de parto respetado no implica que no se tenga que intervenir, sino que las intervenciones deben ser estrictamente las necesarias, informadas y aceptadas por la madre. En este sentido, las mujeres y las parejas nos debemos informar bien de qué intervenciones son las habituales, y cuáles no son necesarias en todos los casos. A menudo intervenciones innecesarias provocan más intervenciones, alejándonos cada vez más del parto respetado.
  • Un parto instrumentalizado también puede ser respetado: en la línea de lo que decía justo ahora, si es necesario instrumentalizar estará bien, siempre que se informe adecuadamente y se acompañe emocionalmente a la mujer de parto.
  • Un parto medicalizado también puede ser un parto respetado: ídem, la mujer debe ser informada con anterioridad al parto de las opciones de las que dispone, los pros y contras de cada una y la opción de cambiar de opinión cuando lo considere.
  • Un parto respetado sigue las directrices de la OMS: aquí te las dejo para que las puedas consultar https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/272435/WHO-RHR-18.12-spa.pdf?ua=1
  • Un parto respetado contempla las necesidades del recién nacido: parece que lo más importante del parto es que el bebé nazca bien, sin embargo en el parto a menudo se olvida lo que necesita: un nacimiento sin ruidos, sin luces estridentes, sin cambios bruscos de temperatura, contacto piel con piel con la madre y empezar con la lactancia de forma precoz.
  • Un parto respetado permite que siga su ritmo; no se acelera: ¡Ajá! ¿Cuántas mujeres conoces que han «necesitado» oxitocina (sintética) para acelerar su parto?? Muchísimas. Que si no dilatava, que si lo hacía demasiado despacio, que si la epidural, que si estaba pasada de cuentas… ¿Lo necesitaban en realidad? Seguramente, muchas no. Seguramente necesitaban sentirse seguras, acompañadas, apoyadas y empoderadas, seguras de su capacidad para parir. Seguramente no lo han tenido y la única solución que saben algunos es medicar con oxitocina (sintética, no la natural… de esta tenemos mucha en el parto pero si no nos sentimos seguras, no fluye, y en el parto debe fluir). Un pequeño porcentaje sí necesitará provocar o acelerar el parto de forma justificada, pero no el alto porcentaje al que estamos acostumbradas.
  • Un parto respetado permite el acompañamiento a la madre: como decía es indispensable que la mujer esté acompañada de alguien con quien tenga un vínculo basado en el respeto y la seguridad, alguien que la pueda apoderar y que pueda defender sus intereses dado el caso, alguien que se haya informado adecuadamente. Por lo tanto, no necesariamente será el padre de la criatura y / o pareja de la madre. Recordemos que el derecho de estar acompañada es de la madre, pero no es un derecho del padre asistir al parto. Para aquellos que ya se estén crispando les diré que se curren ser un buen acompañante, y si ya lo son no tienen porqué crisparse. Los padres tienen muuuuy a hacer en el parto y ya va siendo hora de decirlo bien alto.
parte respetado nacimiento maternart

¿Qué es un parto fisiológico? ¿Y un parto normal?

¡Qué lío de nombres! ¿Verdad? Vayamos por partes…

El parto normal

La Estrategia de Atención al Parto Normal (EAPN) del Ministerio de Sanidad define parto normal como (EAPN, 2008): https://www.mscbs.gob.es/organizacion/sns/planCalidadSNS/atencionParto.htm

«El parto normal es el proceso fisiológico con el que la mujer finaliza su gestación a cabo (entre 37 y las 42 semanas completas). Su inicio es espontáneo, se desarrolla y finaliza sin complicaciones, culmina con el nacimiento de un bebé sano y no necesita más intervención que el apoyo integral y respetuoso. Después de dar a luz, tanto la madre como su bebé se encuentran en buenas condiciones. La mayoría de las mujeres sanas, con la atención y apoyo adecuados y con un mínimo de procedimientos médicos pueden dar a luz sin poner en riesgo su seguridad y la de los bebés. Para ello es importante que las mujeres tengan confianza en sus posibilidades de afrontar el parto y que las matronas y obstetras contribuyan a la mejor evolución de este proceso fisiológico

Por lo tanto es un parto:

  • a término,
  • no provocado, es decir, de inicio espontáneo
  • que se desarrolla sin complicaciones
  • que no necesita más intervención que el apoyo integral y respetuoso
  • que incluye a la mayoría de las mujeres que tengan confianza en su capacidad de afrontar el parto, con un mínimo de procedimientos médicos
  • sin poner en riesgo su seguridad y la de sus bebés
  • comadronas y obstetras deben contribuir a la mejor evolución del parto, como proceso fisiológico que es.

El parto fisiológico

El obstetra francés Michel Odent va más allá cuando habla de "parto fisiológico", ya que pone en el centro la fisiología del parto y sus normas. El término parto fisiológico viene a ser un sinónimo del parto normal pero hace hincapié en el respeto a la fisiología neurohormonal necesaria para que el parto sea normal.

En el parto hay implicadas estructuras cerebrales primitivas que segregan las hormonas necesarias para el inicio y evolución del parto. Así se convierte en un escenario neurohormonal muy sensible al ambiente. El parto fisiológico requiere de:

  • intimidad, seguridad y apoyo emocional: nada de estar entrando y saliendo gente de la sala donde se produce el parto.
  • Libertad de expresión y de movimientos y postura: nada de sentirse inhibida por gritar o gemir si lo necesitas.
  • Asistencia profesional respetuosa: que tolera a la mujer y la expresión del parto como momento de la sexualidad femenina que es.
  • Procedimientos naturales de abordar el dolor, que los hay.
  • Intimidad y tiempo para recibir y acoger al bebé, como momento sublime y trascendental que es.
  • Pinzamiento tardío del cordón umbilical, para que toda la sangre que pertenece al bebé le llegue.
habitación parte respetada maternart

¿Qué no es un parto respetado?

He intentado explicar qué es un parto respetado pero para que quede un poco más claro, intentaré exponer qué no es porque a menudo hay malentendidos.

  • Un parto respetado no es necesariamente un parto en casa, ni en una casa de partos, ni en un hospital: el lugar no determina per se que sea un parto respetado.
  • Un parto respetado no es necesariamente un parto fisiológico o un parto normal: si el parto requiere intervención hay que informar e intervenir, pero desde una vertiente respetuosa informando del proceso y acompañando a la madre.
  • Una cesárea puede ser un parto respetado, siempre que sea realmente necesaria, informada, acompañada y haya respetado en la medida de lo posible la fisiología de la madre y el bebé también a nivel psicológico, facilitando el piel con piel y la lactancia lo antes posible.
  • Un parto respetado no es que te digan «mamita», o «mami» o «bonita» pero en realidad te sientas amenazada, no escuchen tus demandas y no te informen adecuadamente de todo.

Como habéis visto, el concepto de parto respetado no se trata de un parto «ideal» sino de tener claro qué desea y necesita cada una de nosotras y nuestros bebés y tomar decisiones en función de esto. Independientemente de cómo haya ido el parto, es necesario que tú sientas que has sido respetada: que has tenido el tiempo necesario, la información necesaria, el acompañamiento emocional que necesitabas, que has sido tratada como una mujer adulta y que has participado del parto ayudando a tu hijo o hija a nacer.


La mujer que ha vivido un parto así se sentirá más satisfecha, más empoderada y más preparada para afrontar el desafío de la crianza.

Es el parto que te deseo a ti y a tu bebé, es el parto que merecemos todas.


Te dejo otras entradas de mi blog por si quieres profundizar más:

Si quieres que te acompañe en tu embarazo, en el posparto… consulta mis servicios y contacta conmigo sin compromiso.

Para saber más:

Comparte en las Redes Sociales:

Deja un comentario